Caraballas Verdejo Ecológico

Las Caraballas Verdejo Ecológico vino blanco ecológico

Caraballas Verdejo Ecológico

-Tipo de Vino: Blanco
-Variedad: 100% Verdejo
-Crianza: Vino Joven sin barrica
-Vinificaciones Especiales: Crianza sobre lías 6 meses
-Otras Indicaciones: Vino Ecológico

Reflejo fiel de la tierra

En Caraballas pensamos que un buen vino es el reflejo de todos los pasos dados desde el momento de la plantación de las viñas hasta que el vino es degustado.

Uno de los pasos más importantes es la obtención de una uva de la mejor calidad, entendiendo como tal la que resulta ser un fiel reflejo de la tierra donde se producen y maduran.

Equilibrio Natural

Una de las decisiones más importantes tomadas en Las Caraballas fue apostar desde el principio por un proyecto sostenible basado en el equilibrio natural, de tal manera que todo el cultivo de la uva de nuestra finca estuviese acogida y certificada en cultivo ecológico. La restitución de la fertilidad a la tierra se hace con abonos naturales y se procura respetar y seguir los ciclos del cultivo en combinación con los de la naturaleza.

Como meta nos hemos fijado el mantenimiento y desarrollo de la biodiversidad, la no degradación y mantenimiento del suelo y la no contaminación de los acuíferos, en definitiva, evitar la erosión, ahorro de energía y no emisión de gases contaminantes. Con estas premisas se persigue el aumento de la biodiversidad tanto de insectos benéficos para la lucha contra las plagas, como el de microrganismos en el suelo así como el aumento de la población de las levaduras que se traducirá en una expresión más fiel y auténtica del vino en la copa.

Una vez llegada la uva a la bodega, la filosofía sigue siendo la misma: mínima intervención y un uso de productos naturales, combinado, eso sí, con las más modernas técnicas enológicas para conseguir una delicada expresión frutal.

caraballas verdejo ecologico vino blanco botellas 2015
caraballas verdejo ecológico medina del campo valladolid

Nota de Cata 2015

En nariz se presenta complejo pero muy refinado en sus formas, recordando a las compotas caseras de las abuelas, a piña madura, hierba recién cortada y talco. Todo perfectamente empastado y armonizado por un fondo de cáscara de cítrico.

Este aroma evoluciona dando notas florales que recuerdan a las flores blancas silvestres y a la manzanilla de infusión.


Aunque a la vista sea algo glicérico es en boca donde marca una gran diferencia y lo convierte en un auténtico elixir. Su peso y empaque no pasan desapercibidos, proporcionando sensaciones táctiles en todos los puntos cardinales de la boca. 
En el postgusto un leve y elegante amargor.

Pensamos que el paso de los meses le aportará nuevos matices.